13. 5. Las señales que te guían.

Cuando el cuerpo sana y el miedo desaparece dejamos de resistirnos a vivir lo que la vida nos presenta y nos entregamos. Ahí es cuando empezamos a descubrir que la vida nos lleva, paso a paso, a una serie de cosas que hemos de vivir. 

Esas cosas van en dos direcciones:

  • Sanar: Sanamos enfrentándonos de nuevo a aquello que nos dañó.
  • Crecer: Crecemos aceptando las pruebas que nos pone la vida.

A partir de ahora, cuando algo salga de forma diferente a cómo esperamos, y nos salten las alarmas pensando que algo va mal, vamos a hacer un cambio de perspectiva y nos vamos a plantear:

“¿Esto que está sucediendo es para SANAR o para CRECER?”

Accede a tu cuenta